RELATOS

A través de la ventana (Segunda parte)

El hombre que miraba a través de la ventana apareció. ¿Dónde estaba? ¿Qué pasó en su ausencia?

Después de más de dos meses, lo volví a ver. Hacía semanas que ya no miraba por su ventana. De hecho cruzaba la calle para evitar pasar por ahí y ver las persianas bajas, porque inexplicablemente, al hacerlo, algo dentro de mí se estrujaba.

Hoy pasé  y miré. No sé por qué. Su ventana estaba abierta y su rostro estaba ahí. Lo había olvidado. Fue como volver a ver algo que ya había visto (bueno porque ya lo había visto) pero con un matiz. Casi sin pelo, con la campera blanca de siempre y con una sonrisa que parecía más bien una mueca.

 

Mi paso fue más lento que de costumbre (hace algún tiempo que estoy intentando bajar un cambio) y esta vez pasé cerca, bien cerquita y me miró. Sus ojos estaban repletos de algo que no supe descifrar. En ese instante me subió la adrenalina hasta la garganta, una de esas que se mezcla con melancolía. Seguí caminando y desaparecí de su ventana.

Me senté en la parada. Como pocas veces estaba llegando temprano y mientras repiqueteaba la lluvia en el techo de lata me permití dejar pasar algunos buses. El 522 iba a volver a pasar.

T.de T

One comment

Unite a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *