MUNDO

En la previa del Carnaval de Río 2017

Como buena fauna me metí en el ensayo final de São Clemente, una de las escuelas de samba más famosas de Río de Janeiro. Y esto fue lo que pasó.

Llegué temprano, sobre las 19:30. La hora marcada para ensayar eran las 20:30 pero comenzó una hora más tarde, “esto nunca pasa”, dijo Réguita, una de las pasistas de la escuela. La demora me vino bárbara porque vi de principio a fin cómo se armaba la fiesta.

Las remeras negras y amarillas (sí, parece que inspiradas en los colores de Peñarol, cuando en 1953 los aurinegros le ganaron a Fluminense) comenzaron a ser una constante en aquel inmenso galpón del barrio Botafogo. Los repiques y surdos se empezaron a sentir y las bailarinas, mujeres hermosas subidas en tacos aguja que medían fácil diez centímetros, empezaron a llegar.

Gilmara preparándose para salir a escena

“Es una escuela familiar”, dicen y fue fácil de percibir. El lugar estaba repleto de padres con hijos en brazos, de niños correteando, de amigos tomando cerveza, mucha cerveza.

La escuela, que fue fundada en 1961 por Ivo sa Rocha Gomes, João Marinho y Aílton Teixeira, forma parte hace 13 años de lo que se conoce como grupo Especial. Y explico brevemente. Las Escuelas de Samba se dividen en: grupo Especial, grupo de la serie A, y luego los grupos B, C y D. El viernes y el sábado, desfilan las escuelas de la Serie A y el Grupo Especial lo hace el domingo y el lunes. Los otros grupos no forman parte de la competencia oficial.

Réguita, pasista.

Esta escuela, que viene preparándose desde el mes de octubre, vivió ayer su último ensayo. El próximo lunes se presentarán en el Sambódromo para hacer su presentación en el concurso oficial. “São Clemente, vai chegar”, gritaban a coro y fue prácticamente imposible no estremecerse con ese clamor popular.

Aunque la celebración del carnaval en la ciudad comienza unas cuantas semanas antes, con lo que se conoce como blocos (grupos de samba callejeros, que hacen algo así como la previa del gran desfile), por estos días a la ciudad se la palpita expectante y pronta para celebrar su mayor fiesta que, este año, comienza el viernes 24 de febrero y termina el miércoles 1 de marzo.

Pasada la medianoche la música seguía en el club. Antes de irme (en 10 minutos pasaba el último metro para llegar a “casa”), me topé con ellas, que posaron radiantes para la foto.

 

 

 

 

2 comments

Unite a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *