MUNDO

Entre corchos y cucharones

Pasaron más de tres meses del comienzo de este viaje, una oportunidad tentadora a la que no quise decirle que no. Muchos me preguntan qué hago acá, por qué vine y si me quedo para siempre en esta isla. Respondo que parte de mi familia es italiana, que quería aprender más sobre la cultura de este país, volver al origen, viajar y dejarme sorprender. Lo cierto es que para otras interrogantes aún no tengo respuesta. Lo que sí estoy segura es que quería salir de esa zona de confort que ya no me llenaba.

Estaba superando una depresión muy grande por la pérdida inesperada de mi padre y todo en Montevideo me recordaba su ausencia. El barrio, las personas, los perfumes… Cansada de sentirme así y de llevar una vida de oficina, decidí buscar mi propia experiencia en esta isla maravillosa, aunque no tanto cuando comienza a llenarse de turistas -que al igual que yo- queremos conocer cada rinconcito.

Aún recuerdo cuando le escribí a Rossana, quien junto a su esposo Vito, son propietarios de esta bodega y restaurante llamada Pietratorcia. Le dije que quería viajar y vivir un tiempo en Italia y que si sabían de alguna oportunidad me comentara. Sinceramente no me esperaba el mensaje que recibí. Estaban buscando a alguien para esta temporada y si aceptaba ya podíamos coordinar mi fecha de comienzo. Casi sin pensarlo más le dije que sí y el 3 de abril llegué a Ischia, lugar que conocí dos años atrás durante unas vacaciones.

Pero hoy me quiero detener en compartir algunas reflexiones sobre esta experiencia. La primera es que el mundo sigue siendo demasiado machista y debemos continuar luchando con esto. ¿No te da miedo viajar sola siendo mujer y tan joven? ¿Si encontrás un novio acá te quedás? Autos que frenan y te ofrecen un paseo o te persiguen durante una cuadra para que te subas.

La segunda es que hay que sacar mucha fuerza de adentro. Al menos para mí el primer mes fue el más difícil y caótico internamente. Insertarse en un lugar que poco conocía, con una lengua que debía aprender mejor y un trabajo que nunca había hecho. Hacer tours de la bodega, ayudar en la cocina del restaurante y ser moza. Tengo la suerte de estar viviendo con una familia que me trata como si fuera su cuarta hija y este no es un punto menor.

La tercera es que todavía se perciben las secuelas de la guerra y no solo en grandes homenajes o recordatorios a quienes murieron por la patria, sino en costumbres cotidianas como la importancia de la comida. Una sociedad refugiada, que pasó por días enteros sin comer, hoy lo refleja con la abundancia y el trabajo de la tierra. No falta italiano que te invite a comer y te ofrezca más de lo que tu estómago te permite ingerir.

Viajar es abrir la mente, eliminar prejuicios, descubrir, aventurarse y dejarse llevar. Así que no lo piensen mucho, anímense y sigan su intuición, ese es mi consejo.

“El mundo es un libro y aquellos que no viajan solo leen una página”.  San Agustín”.

SOBRE ISCHIA. Es la isla más grande del Golfo de Nápoles, con 47 kilómetros cuadrados y 60.500 habitantes. Su punto más alto es el Monte Epomeo, con 789 metros y sus playas son de aguas cristalinas. Jardines espectaculares, castillos, villas y excelentes vinos y comidas componen a esta joya del Mar Tirreno. Ideal para visitar en mayo, cuando aún no comienza la avalancha de turistas.

Valentina Longo.

Si quieren conocer más acerca de su viaje pueden seguirla en instagram: @vale.longo

 

One comment

  • Hola mi niña, me siento muy feliz al leerte, como me gustaría hacer una experiencia maravillosa, que tan bien no deja de tener sus riesgos, pero un viejo dicho… aquel que no arriesga no gana. No tengo dudas ya desplegaste tus alas para volar muy alto, sin que nadie pueda recortarlas, Se tu misma, y recuerda que a pesar de habernos conocido y visto en una forma casi fugaz, vi en ti esa niña, curiosa, de grandes ojos, tal vez un poco tristes. Te deseo lo mejor y por sobre todas las cosas haz todo aquello para poder ser por siempre libre

Unite a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *