MUNDO

Por qué amo viajar

Porque me desconecta de los demás pero me conecta conmigo, porque me hace mejor persona, porque me libera de las ataduras y me da alas para volar más alto de lo que creía. Porque me llena de paz, porque todo lo entiendo mejor, porque no siento ninguna presión, porque puedo ser más yo que nunca y porque me permito perderme sin tener miedo. Porque mucho de lo que acá está mal, por ahí está bien. Porque la gente cuando está de paso es mejor, porque nadie quiere ser mejor que el otro. Porque hay un espíritu de unión y porque me devuelve la fe en la humanidad. Porque estamos todos en una misma sintonía y vamos a nuestro aire al mismo tiempo. Porque todo es más honesto, porque hablamos sin caretas. Porque se aprende a querer sin extrañar y el sentimiento de libertad es impagable. Porque cada lugar nuevo saca una sonrisa, porque cada obstáculo es un reto y no una preocupación. Porque estar en movimiento me hace sentir más segura que en casa, porque lo que acá es aburrido por ahí es un desafío, porque un extraño es un amigo. Porque es la única pasión que es más fuerte que cualquier pasión. Porque nunca pude expresarlo y ahora que lo hice, siento más ganas de viajar.

Natalia Correa

Unite a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *