MUNDORELATOS

El refugio de los indígenas wayuu se ha convertido en los últimos años en una parada popular dentro del circuito de mochileros en América Latina. El paisaje surreal de un desierto en el Caribe hace de El Cabo de la Vela un destino exótico en Colombia. Pero las aguas cristalinas que alberga el lugar golpean contra otra realidad que poco se parece al paraíso.